F1 y Pan …

 

Anuncios

El maravilloso Mundo Corporativo

Me veo obligado a participar de "El maravilloso
Mundo corporativo", entre otras cosas, aquí les traigo un increíble
hallazgo:


La Teoría de la Relatividad en la oficina.

En el Maravilloso mundo corporativo:

"El tiempo es relativo"
1.-Todo lo que te piden es para ayer.
2.-Si
llegas 30 minutos antes pero regresas de la comida 15 minutos después,
aunque relamente trabajes más tiempo, para tu jefe siempre serás un
ventajero.

3.- Los tiempos de entregas són puntuales aunque las validaciones sean tardías.

"La velocidad te frena"
1.-Si acabas antes las cosas te darán más trabajo y acabarás quedándote más tiempo en la oficina.
2.- Todos tus compañeros te odiarán porque los harás ver como tontos, obstruyendo tu trabajo.
3.- Entre más joven llegues a puestos altos, menos crecerás porque te detendrán los envidiosos.

"+ es -"
1.-Entre más cosas hagas, tu sueldo será menos; das
más por el mismo precio.
2.-Entre
más perfección tenga tu trabajo menos aceptación tendrá de tu jefe.
(Recuerda que la manera de justificar su puesto es demostrar que es
mejor que tú.)

3.-Entre más brillante seas, es menos probable que encuentres un puesto en el que te quieran pagar lo que vale tu trabajo.

"Lo absoluto es relativo"
1.- La hora de salida no es la hora de salida: Es cuando se vaya el jefe.
2.- Las horas extras no son horas extras. Son ponerse la camiseta(blanca a rayas negras)
3.- Tu trabajo no es tu trabajo. Siempre acabas haciendo el de otro.

Autor: desconocido.

Reflexión

"El coraje no es la ausencia de temor, sino más bien considerar que aquello que deseamos alcanzar es mucho más importante que el temor que sentimos"

Y de eso se trata el amor.

De soltar los miedos y dejarlos ir para dar paso a todo aquello que anhelamos en la vida. Y para ir en busca de aquello que amamos es necesario estar abiertos a los cambios.

La vida es una eterna elección y los deseos más profundos que residen en nuestro corazón están allí para ser realizados.

Siempre se corre riesgos, pero es parte de esta historia que se llama vida.

No podemos evitar las penas o el dolor, si podemos evitar quedarnos atados a una pena.

Dolor es no haberlo intentado, la pena es no haber dejado todo lo que teníamos para dar en ese amor que profesamos.

Cuando amas verdaderamente a alguien puedes navegar lejos de tu puerto sin mirar lo que has dejado atrás porque lo que te espera allí, adelante es lo que te hará feliz y es lo que has elegido y por el cual estás dispuesto a jugarte, pero hay que amar profundamente para darse por entero .

Y cuando uno ama, se ama a la vida y esa vida se expresa en cada sonrisa que nos regalan, en la calidez que nos brindan esos brazos en un abrazo profundo.

La vida se expresa en el ser que amamos y está allí esperándonos para que la exploremos, para que la hagamos parte de nuestros sueños, para descubrirla y amarla tal cual es.

No importa cuanto caminamos, importa si al caminar dejamos huellas profundas de amor en el otro.

Jugarse por aquello que amamos nos dignifica la vida, el amor nos dignifica, el amor nos hace íntegros y que lindo es sentirse vulnerable cuando uno ama…. porque entonces quiere decir que soltaste tus velas y te entregaste en cuerpo y alma, te despojaste de tus miedos y abrazaste al amor.

Cuando amas… entonces ríes, entonces anhelas, abrazas a la vida, también lloras, lloras ausencias, lloras caricias, lloran tus necesidades, necesidad de ver, de sentir, de estar con el otro.

Se llora amor porque el amor lo abarca todo, aún el dolor más profundo encierra en si un amor muy profundo.

No duele lo que se pierde si antes no lo has amado.

De eso se trata la vida, de vivir en plenitud cada sentir, de no ser meros espectadores sino de ser protagonistas de aquello que hemos elegido amar.

Y se corren riesgos, pero vale la pena haberlos corrido si al mirar atrás ves dos pares de huellas que hicieron camino al andar, y sentirás plenitud al saber que has amado y te han amado.

Autor Desconocido